• Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Twitter - Black Circle

Consumo Energético

El reto

Reducir el consumo energético de la vivienda en un 65%, logrando un nivel de confort alto.

Solucions

Estado actual

  • El 66% del consumo energético proviene de la calefacción (47%) y el ACS -agua caliente sanitaria- (19%) y, por tanto, es donde podemos tener mayor incidencia.

 

  • Un 21% proviene de los electrodomésticos, pero solo depende de su certificación energética.

Soluciones

Reducción de la demanda pasiva

1. Aislamiento de la envolvente térmica: partiendo de una vivienda sin ningún tipo de aislamiento en paredes y techos y con carpinterías metálicas de vidrios simples.

2. Control domótico: incorporado para el control estacional de los elementos de sombreamiento -que evita sobrecalentamientos (toldo) y pérdidas de temperatura (persianas)- y para la gestión de los sistemas de climatización del piso, reduciendo siempre que es posible el consumo sin perder confort, por ejemplo, por las noches.

Reducción de la demanda activa  (en los puntos de consumo)

3. Sistema de aerotermia para la climatización: se considera el sistema más eficiente en el clima mediterráneo, dado que al extraer un 75% de la energía del aire sólo requiere un 25% de energía eléctrica. Como no hay combustión, no generan residuos ni humos de combustión contaminantes.

4. Electrodomésticos: se dispone de aparatos con la certificación energética A+++, la más alta el mercado, y se impide cualquier pérdida de eficiencia energética, por ejemplo, no panelando la nevera.

 

Generación eléctrica

5. Sistemas activos: aunque se ha dejado una preinstalación para placas fotovoltaicas en la cubierta del invernadero, que cubrirían el 25% de la demanda, se han descartado porque las políticas actuales no permiten volcar la energía generada -y no consumida- durante el día en la red. La opción de acumular la energía en baterías de litio, con una duración limitada, no compensa el impacto ecológico.

6. Fuente energética: se ha escogido como fuente única la electricidad, eliminando el gas de la vivienda, dado que actualmente ya disponemos de electricidad procedente de fuentes renovables.